lunes, 19 de marzo de 2012

SE OFRECE GUARDIÁN

La última alma humana llegó y tras ella se cerró para siempre la puerta. Almas pacientes e impasibles desde el principio de los tiempos, se acumulaban amontonadas y apretujadas, junto con las despistadas y asustadas recién llegadas. Al principio fue fácil distribuirlas, había espacio de sobra. Después el tiempo se eternizó y se produjeron acontecimientos inesperados. Opinaba que al Jefe la empresa se le había ido de las manos. Entregadas las llaves y echado el cerrojazo su futuro pintaba incierto.