miércoles, 4 de abril de 2012

METAMORFOSIS EN SEGUNDA PERSONA




Sientes como amarillos y ocres apagados invaden tu existencia. Te desnudas despacio de la cálida belleza y color del estío. Cuando el sol brilla resplandeces radiante. Te vistes con tus mejores galas, y miradas de admiración comparten tu magnífico encanto. Tras el renovador y paciente letargo frío y gris, resurgirás fresca, verde y salpicada de cientos de colores, con tu traje de domingo. Con la absoluta certeza de que una y otra vez se producirá el milagro: ¡vuelves a enamorar!

8 comentarios:

  1. y otra vez, y otra más y una vez más todavía!...

    ResponderEliminar
  2. siempre como nuevo aparece un ciclo en el que nos renovamos

    ResponderEliminar
  3. ¡Renovarse o morir, esa es la cuestión! Y si con ello intentas llenar tu corazón de amor... ¿qué más se puede pedir?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. La naturaleza, en sus ciclos, sus tiempos, sus colores...vuelve a enamorarnos de la vida.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Gracias a todos por vuestros comentarios. Deseo que la influencia de la naturaleza en cualquiera de sus estaciones sea buena amiga y musa de fantásticas creaciones.

    ResponderEliminar
  6. Bellas palabras significando las estaciones... ¿y algo más?...
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Bonita metáfora de las estaciones, lo mismo que nuestras vidas, son una constante metamorfosis. Un abrazo.
    Inés

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, aunque siempre nos parezca lo mismo.
      Saludos!

      Eliminar