jueves, 30 de enero de 2014

OPORTUNIDAD O DESTINO



Como cada día caminaba sin destino fijo, se dejaba guiar por las sensaciones. De repente vislumbró un luminoso que atrajo su atención. No había escaparate, ni reclamos que indicaran que clase de negocio se escondía  tras la puerta, sólo unas letras centelleantes: "Liquidación por stock sentimental". La singularidad del anuncio le picó la curiosidad. Entró.  Un cartel indicaba "Oportunidad única: hombro donde llorar, palabras de consuelo, mano a la que aferrarse, abrazo reconfortante. Una flecha señalaba la dirección a seguir".



jueves, 23 de enero de 2014

QUIERO PENSAR


Con este relato participo en el certamen mensual de relato corto de Esta Noche Te Cuento, con el tema "Tras su rastro por la nieve" http://estanochetecuento.com

Nicoletta Lonescu

De las pocas veces que nevaba en el pueblo, tuvo que ser aquel día cuando tu ausencia creo alarma. Amaneció la nieve helada. Te imagino saliendo por la puerta, errante desesperada. Quiero pensar que ilusionada con el silencioso fluir de los inmaculados copos. No sé si fueron tus huellas en el camino o la casualidad de la exasperada búsqueda. Cobijada en un camino te encontraron quieta, helada. Quiero pensar que una sonrisa dibujaba tus labios. Quiero pensar que tus anhelos durmieron tranquilos y sosegados para siempre. Quiero pensar que el manto blanco y radiante arropó calmadamente tus sueños.

domingo, 19 de enero de 2014

EN CUALQUIER BANCO

Con este relato participo  en  El Bic Naranja "Viernes creativos a partir de una foto" http://elbicnaranja.wordpress.com

Caras Ionu
La lluvia caía ingrávida sobre los tulipanes marchitos de sus recuerdos, la mirada perdida entre la bruma de los pensamientos, sin más esperanza que el desesperado desconsuelo. 


miércoles, 15 de enero de 2014

SIN RESPIRACIÓN



La casa continuaba como la noche anterior, sin embargo su mundo había dado un giro de ciento ochenta grados. No podía, no quería pensar. Sus piernas se tambaleaban ante los escombros de los pilares de su vida. Llenó un vaso de leche, lo calentó en el microondas. Comienzo de un inmenso desconsuelo, una lágrima recorrió su mejilla. Principio de tantas otras por llegar y que, poco a poco,  ahogarían el cálido y acogedor olor familiar que jamás volvería a respirar.