martes, 25 de febrero de 2014

EL FRASQUITO DE AGUA DE AZAHAR



Mi madre lo guardaba en la alacena, junto con las magdalenas y rosquillas recién hechas en el horno. Recuerdo que era de color azul, con un tapón de corcho. Yo lo cogía para jugar. Me gustaba mirarlo al trasluz, destellos aturquesados despertaban mágicamente mi fantasía infantil. Lo imaginaba como una lámpara de Aladino, repleto de secretos y deseos por descubrir. El aroma me trasladaba a lugares fascinantes, maravillosos. Ahora, cada primavera, es un deseo concedido por las calles de Sevilla.

martes, 18 de febrero de 2014

UN PULSO AL AMOR


Desde que se mudó, coincidían todas las mañanas en el ascensor. Atento le abría la puerta y le deseaba buen día. Creía en el destino, ¡anhelaba volverla a ver de nuevo! Cuando cada uno se encontraba en su casa, en el secretísmo que ofrece la noche, él la idealizaba y pedía que Cupido le echara una mano con sus flechas. Mientras,  ella conjuraba en la oscuridad, clavando alfileres en aquel muñequito de trapo que tanto se parecía a su vecino.

miércoles, 12 de febrero de 2014

EL VENCEDOR


Aún sabiendo quien sería el inconfundible ganador, trató de echar un pulso utópico e ingenuo al tiempo. Se sometió a duras dietas, practicó con ahínco  arduos ejercicios de mantenimiento, en varias ocasiones recurrió al bisturí. Pasaron los años. Cuando llegó a viejo, sumiso y obediente se dio por vencido. Admitió la derrota. A partir de entonces engrandeció su vida con conceptos como experiencia y sabiduría.  Y descubrió, que el tiempo, nos moldea inexorable con su arma más leal: la edad.

jueves, 6 de febrero de 2014

LA FORTUNA DE HABERTE CONOCIDO




Un día me llamaste, me sonreíste y me llevaste de la mano. A tu lado conocí la acuarela azul y rosada de los amaneceres, el aroma evocador de lluvia y tierra, el olor envolvente a  frío y cenizas. Contemplamos juntos las viajeras nubes, los atardeceres pincelados de oro y malva, los regueros de una tormenta de verano. Nos miramos en los charcos, paseamos calles entre tejados y chimeneas... Me queda la fortuna de haberte conocido, ahora que te has ido.

lunes, 3 de febrero de 2014

PAISAJE LUMINOSO EN EL TENUE RECUERDO

f
Foto de Foro Ciudad
Desperté, la luz era distinta. La ilusión y el deseo espontáneo aceleró mi pulso. Por las aberturas de las cortinas se filtraba un brillo inusual  que me invitaba a  levantarme corriendo. Sin embargo me tomé mi tiempo. Despacio deslicé mis pasos hacia la ventana.
Poco a poco, pacientemente segura del espectáculo,  fui desnudando la mañana. Se me presentó calladamente silenciosa, sutilmente eterna. La lentitud sorda, descendiendo sigilosamente sobre el mullido y resplandeciente manto, me envolvió en una insólita espiritual armonía.