lunes, 7 de mayo de 2012

ARMONÍA MUNDIAL

El último fusil fue destruido. A partir de entonces todas las academias militares se convirtieron en academias de música y las dulces melodías de los instrumentos pasaron a sustituir el estrepitoso rugir de las armas.

8 comentarios:

  1. Pilar, un relato utópico al que yo votaría porque fuese norma desde ya. Nunca me han gustado las armas, con ellas se siembran muchas desgracias.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Y cuando, con la última bala en la fundición, pudieron llenar el molde de otro instrumento de viento, ya nadie dudó entre sonido y ruido.
    Todos habían sobrevivido al estruendo de la última y devastadora tercera guerra mundial.

    Si me permites.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. La cantidad de batutas que se podrían hacer con tanto fusil, y no te digo de transformar cañones en campanas.

    ResponderEliminar
  4. Ojalá, ojalá algún día consigamos hacer realidad tus palabras.

    Besitos

    ResponderEliminar
  5. Respuestas
    1. Gracias a todos por visitarme y por vuestros comentarios.

      Eliminar
  6. Genial. Una expresión de deseo que ojalá algún día se transforme en realidad.
    ¡Qué buen uso de las palabras en el micro! Me llegó mucho como lector.
    ¡Felicitaciones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que mis palabras te lleguen. Muchas gracias por tu interpretación.
      Un abrazo armonioso.

      Eliminar